Lo que no dices cuando hablas en una rueda de prensa

14/11/2016
La comunicación no verbal en una rueda de prensa

Cuando no hablamos también nos comunicamos. Y a veces incluso comunicamos más que utilizando palabras. Esta observación nos puede ser de gran utilidad en nuestro día a día, pero se convierte en un aspecto esencial cuando la enmarcamos en la comunicación empresarial.

En la preparación de una rueda de prensa entran en juego muchos aspectos. Discurso, argumentario, puesta en escena, imagen de la marca, formación de los portavoces, vestuario, tiempo de cada intervención, y hasta un largo etcétera. Pero en esa extensa checklist muchas veces no se tiene en cuenta un aspecto muy importante, que puede marcar una gran diferencia entre ser exitoso o no en una rueda de prensa.

La comunicación no verbal en una rueda de prensa

Se trata de la comunicación no verbal, aquella que expresamos sin palabras, con gestos y miradas, y que se ve reflejada también en la postura de nuestro cuerpo o en el tono de la voz. Este tipo de comunicación es nuestro mayor factor en común con los animales, que son capaces de enviar numerosos mensajes tan solo utilizando los gestos y las posturas. Este tipo de comunicación ofrece información más emocional, aquella que sin querer acabamos transmitiendo a nuestros interlocutores.

Y aunque dicha comunicación es importante para comunicarnos, enriquece nuestro discurso y complementa la comunicación verbal, también es importante que aprendamos a controlarla, sobre todo si ese discurso se trata de una intervención en público, frente a la prensa, donde cada una de las palabras que pronunciamos y los gestos que realizamos implican a nuestra compañía.

Albert Mehrabian, psicólogo y profesor emérito de psicología en UCLA, afirma que, sorprendentemente, en una conversación tan sólo un 35% es comunicación verbal, mientras que el 65% restante es no verbal. El célebre psicólogo quiso ir más allá y en su investigación desgranó también el impacto de un mensaje: un 7% es verbal, un 38% vocal (tono, matices de la voz) y un importante 55% hace referencia a señales y gestos. Esta afirmación se traduce en que un 65% de lo que comunicamos en una rueda de prensa no lo transmitimos mediante palabras, sino con gestos y expresiones que revelan estados y actitudes personales.

La comunicación no verbal en una rueda de prensa

Las microexpresiones faciales, por ejemplo, revelan nuestro estado emocional y pueden repercutir en el comportamiento y en la imagen que se forma del interlocutor. Un pequeño gesto y ya hemos dejado de ser creíbles. De ahí la importancia de aprender a controlar este tipo de comunicación.

En una rueda de prensa la comunicación verbal y la no verbal deben ir siempre de la mano. Como comentábamos, si solo nos concentramos en trabajar el discurso verbal y nos olvidamos del impacto de la comunicación no verbal podemos conseguir resultados tan desagradables como que el mensaje que estamos dando, y que hemos preparado a conciencia, no tenga ninguna credibilidad. Para evitarlo es importante trabajar estos 5 aspectos y tenerlos bien ensayados antes de enfrentarnos a nuestro público:

 

1. Mantener el contacto visual: 

Buscar la mirada de los interlocutores y mantenerla durante nuestro discurso es uno de los aspectos más importante. Alternar la mirada entre los diferentes interlocutores y otros elementos hará que este ejercicio parezca más natural.

 

2. Eliminar barreras:

Es importante evitar cualquier gesto que establezca barreras con los interlocutores, como puede ser el cruce de brazos. Este tipo de gestos indican una actitud defensiva, poco favorable al consenso. La mejor opción es mostrar una actitud relajada, enseñar las manos en todo momento, y gesticular acorde al discurso que estamos pronunciando.

 

3. Disimular los gestos nerviosos:

Juguetear con un bolígrafo, tocarse el pelo o taparse la boca son gestos que denotan nerviosismo y, por lo tanto, son considerados gestos negativos.

 

4. No olvidarnos de sonreír:

Si es natural, la sonrisa es un arma muy eficaz, que transmite amabilidad y una buena predisposición del interlocutor al entendimiento.

 

5. Fomentar la coherencia entre lenguaje y gestos:

Los gestos de las manos deben servir para apoyar el discurso. La gesticulación deber ser sutil, fluir con el discurso e ir acorde con el mensaje que estamos lanzando.

Un excelente discurso, una buena puesta en escena y una estudiada y controlada comunicación no verbal son, sin duda, el tridente para comunicar de manera exitosa.

 

¿Te gustaría contar con un equipo de comunicación para mejorar la imagen de tu empresa? ¿Necesitas asesoría para que tus mensajes sean más efectivos y exitosos?

QUIERO MEJORAR LA COMUNICACIÓN DE MI EMPRESA

Post relacionados

Añadir nuevo comentario

3 + 14 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.

¡SUSCRÍBETE!

Recibe cada mes contenidos exclusivos.

A nosotros tampoco nos gusta el spam. Tu email estará seguro con nosotros.

¿Necesitas algo?

Si tienes dudas, comentarios o consultas, puedes comunicarte con nosotros completando este formulario.

El equipo de Nal3 estaremos encantados de responderte.

O si lo prefieres, puedes contactarnos por teléfono

93 238 80 80